Seleccionar página

Un tribunal islámico en el estado de Kano, en el norte de Nigeria, ordenó que un sexagenario culpable de violar a una niña de 12 años en 2019 sea “lapidado hasta la muerte”, según confirmó a la agencia EFE una fuente próxima al caso.

“El juez Ibrahim Sarki Yola condenó a Mati Audu después de que este confesara”, en un veredicto emitido a última hora del miércoles 12 de agosto, agregó esta fuente, quien prefirió mantener anonimato.

La violación se produjo “debajo de un árbol” durante horas del día en la aldea de Farsa, a unos 75 kilómetros de la ciudad de Kano, capital del estado homónimo, de acuerdo a declaraciones del fiscal recogidas por la prensa local.

Aunque el convicto, de 60 años, tiene un plazo de 30 días para apelar, de acuerdo con el código penal de la “sharía” —ley islámica—, la muerte por lapidación es la pena a cumplir por violación siempre que el perpetrador sea una persona casada, como es el caso de Audu.

Si bien varias personas han sido condenadas a muerte en el pasado, casi ninguno de estos casos es finalmente ejecutado.

Esta es la segunda pena de muerte impuesta esta semana en Kano, después de que el pasado lunes un cantante fuera sentenciado a la horca por blasfemar contra el profeta Mahoma en una de sus canciones.

Este juicio ha generado una gran controversia en el país más poblado de África, con unos 200 millones de habitantes y compuesto por una mayoría musulmana en el norte y cristiana en el sur.

Mientras diversos grupos de derechos humanos han criticado este fallo judicial, muchos musulmanes conservadores lo apoyan y creen que puede servir para evitar que otros cometan el mismo delito.

La ciudad de Kano es la mayor del norte de Nigeria, con una población de algo más de tres millones de personas, y en ella rigen tanto el sistema legal de la “sharía” como otras leyes seculares.

Seguinos por favor :-(