Seleccionar página

Se han dado a conocer más detalles del caso donde murieron dos mellizos de un año cuando su padre Juan Rodríguez olvidó dejarlos en la guardería antes de ir a trabajar un turno de ocho horas en un hospital de veteranos en el Bronx y los bebés se quedaron en el automóvil y murieron horas más tarde debido al intenso calor.

En varias fotografías familiares, Juan y Marissa Rodríguez se mostraban en los felices momentos que compartían divirtiéndose y llevando a los gemelos a diversos parques de diversiones y conviviendo al lado de sus tres hermanos mayores de cuatro, 12 y 16 años.

Juan Rodríguez, un trabajador social y veterano de la guerra de Irak, ha sido descrito por amigos y familiares como un «padre amoroso y esposo dedicado» con un «impulso implacable para mejorar la vida de los demás».

Marissa Rodríguez ha prometido apoyar a su esposo mientras enfrenta dos cargos de homicidio involuntario y dos cargos de homicidio por negligencia criminal.

«Nunca superaré esta pérdida y sé que él nunca se perdonará a sí mismo por este error», dijo la madre desconsolada en un comunicado a NBC News el domingo.

«Este fue un accidente horrible, y lo necesito a mi lado para pasar por esto juntos. Aunque me duele más de lo que nunca imaginé posible, todavía amo a mi esposo. Es una buena persona y un gran padre, y sé que nunca habría hecho nada para lastimar a nuestros hijos intencionalmente», agregó.

Juan se derrumbó en los brazos de su esposa y lloró frente al Tribunal Penal del Bronx después de declararse inocente de todos los cargos y de pagar una fianza de $ 100,000 el sábado.

El viernes 19 de julio dejó a sus hijos sofocarse en la parte trasera de su Honda Accord durante ocho horas mientras trabajaba en el Centro Médico James J Peters VA y las temperaturas exteriores subieron a casi 90 grados en la ciudad de Nueva York.

El padre regresó a su automóvil justo antes de las 16 hrs. y estuvo conduciendo durante unos 10 minutos antes de darse cuenta de que los bebés estaban en el asiento trasero «con espuma por la boca».

Después de hacer el trágico descubrimiento, estalló en gritos que atrajeron la atención de un espectador que rápidamente llamó al 911.

«Supuse que los había dejado en la guardería antes de ir a trabajar», según los informes, dijo a los policías que llegaron a la escena.

«¡Me quedé en blanco! ¡Mis bebés están muertos! ¡Maté a mis bebés!», confesó Rodríguez en su comparecencia ante el juez.

Seguinos por favor :-(