Seleccionar página

Nelson volvía de una fiesta con su novia y un grupo de amigos en la localidad bonaerense de Moreno pero nunca llegó a su casa. Un colectivo de la línea 203 que cruzó con el semáforo en rojo lo atropelló el 14 de julio pasado y murió en el hospital un día más tarde.

«Fue su novia la que lo sacó de abajo del colectivo porque el chofer no se bajó en ningún momento», dijo Mayra González, la hermana de la víctima, a Crónica. El joven cruzaba por la senda peatonal de la Avenida Libertador cuando la violencia del impacto lo dejó al borde de la muerte.

De acuerdo al relato de la joven, el chofer recién pudo frenar el vehículo «a los 30 metros por la alta velocidad a la que manejaba» pero ni siquiera entonces, al advertir lo que había ocurrido, ayudó a su hermano. En cambio, hizo bajar a los 20 pasajeros que viajaban en el colectivo y se dio a la fuga.

«Mi hermano quedó ahí tirado por al menos una hora, su novia llamó al SAME pero nunca llegó y pasados los 45 minutos, lo llevó un patrullero al Hospital de Moreno», relató. Las siguientes 24 horas fueron una película de terror. Lo ingresaron a la guardia en estado de coma y ya no despertó.

«Su neurotorax estaba destrozado, le había estallado el vaso, se lo tuvieron que extirpar, tenía sangrado en la parte abdominal, dos fracturas de cráneo, neuronas del cerebro explotadas, dos enemas profundos y fracturas abajo del ojo y en la mandíbula», se lamentó la hermana. La agonía terminó el lunes cerca de las 12 de la noche.

La familia del adolescente radicó la denuncia en la Comisaría 2 de Castelar y tomó intervención después la Fiscalía N°4 de Moreno. Aún así, denunció la chica, la causa no avanza porque «no actúan».

Seguinos por favor :-(