Seleccionar página

Hay razones que motivan a los estudiantes a no evadir o aplazar una responsabilidad académica, más aún se trata de una materia universitaria. Sin embargo, hay quienes no pueden faltar a un examen final así sea porque deben dar a luz.

Es el caso de Fatoumata Kouriuma, de 18 años, quien entró en trabajo de parto mientras realizaba una prueba de fin de ciclo y tuvo que abandonar el salón para ir a un centro médico.

Insólitamente, la joven regresó al aula en menos de una hora después de haber alumbrado un bebé para concluir con su examen.

La mañana del último martes 16 de julio, la joven Fatoumata Kouriuma Condé, natural de Guinea, comenzó a sentir algunos dolores que predecían el final de su primer embarazo.

Debido a la responsabilidad que exigían los exámenes finales, la joven decidió ir al liceo Grand-Ducal de Mamou, a unos 250 km al este de Conakry, sin que se entere su esposo ni le informara al profesor.

“Me llené de coraje, fui a la sala de exámenes sin explicar nada a mi esposo o al delegado del ministerio de Educación, por temor a que me pidieran que me quedara en casa o que viera a mi médico”, dijo a los medios de Guinea.

Al promediar las 8:30 de la mañana, mientras Fatoumata Kouriuma Condé realizaba su examen, el profesor se dio cuenta de que estaba a punto de dar a luz, por lo que tuvo que ser trasladada hasta un centro médico en Guinea.

Fatoumata Kouriuma Condé alumbró un bebé varón. Sin embargo, 10 minutos después del parto, mientras el bebé se recuperaba, la joven llegó a su salón de clase para terminar el examen.

“Estaba feliz de tener un niño en el mundo, pero tenía miedo de perderme el examen”, contó. “Cuando mis familiares llegaron a la sala de maternidad, me limpié rápidamente y fui al aula, para asombro del personal médico, de mi familia y de todos los que estaban en el centro de exámenes”, relató la joven en Guinea.

Seguinos por favor :-(