Seleccionar página

Actualmente se han dado varios casos en los que se ha considerado que un profesor o una profesora eran demasiado sensuales como para dar clase frente a un alumnado. El último caso ha sido el de esta chica de 26 años. Viktoria Demeshkina tenía su cuenta en Instagram como la mayoría de los mortales hoy en día. Los padres de sus alumnos montaron en cólera y declararon que sus fotografías eran de “naturaleza incitante”. Muchos otros adultos lo apoyaron con comentarios como que estas eran “poses y expresiones faciales son demasiado provocativas para una docente”. Alegando que esto podía afectar a los niños decidieron que debía abandonar su puesto de trabajo.

 

Desde que no trabaja en la escuela las fotografías son más subidas de tono. Actualmente busca trabajo.

Seguinos por favor :-(